DESDE EL COLUMPIO

 
Septiembre era Nochevieja
y cadáveres nuevos para mi colección de botellas.
Restos de lo vivido y lo soñado,
lo esperado y lo perdido.
Bailar en la plaza, contar las estrellas, bañarse en el río…
 
Cada tarde de domingo, caravana hacia la capital.
Desde el columpio de los críos os veía marchar
como otra higuera que talar para edificar, para especular.
 
Colgado de tu ausencia
en la parada del autobús,
mis paisanos me clavaron
a una farola sin luz.
Sigo abrazado a tu abrazo aunque no estés tú…
 
A tanto rato de cualquier lugar
me convertí en un monumento a la piedad,
un faro para la nostalgia,
más yo no puedo mirar atrás:
en una fuente de agua dulce soy una estatua de cal…
 
Cada tarde de domingo…
 
(Letra y música: JuanAntonio GutiérrezSánchez).
Anuncios
Esta entrada fue publicada en algunas letras. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s